Kennedy Norte, Gye - Ec +593 993 055 209
EMPRENDEDORES

“Todo idea empieza exitosa, en el desarrollo es cuando la vamos llevando al fracaso por nuestros errores”.

BJeremias  

Todos hemos leído artículos acerca de “La guía del éxito”, “Cómo lograr un negocio exitoso”, “10 consejos para alcanzar el éxito” pero jamás de cómo tener un fracaso exitoso. Bueno aquí te invito a leer “La guía definitiva de cómo tener un fracaso exitoso”, seguir estos consejos y ponerlos en práctica queda en cada uno.

 

Para lograr conseguir un fracaso exitoso no necesitamos de esforzarnos mucho, simplemente hacer lo que solemos hacer pero con más frecuencia.

 

El ser humano en su vida cotidiana ponemos en práctica muchas actividades que nos pueden llevar a tener un gran fracaso, pero por ciertas maniobras no nos permiten desarrollarlo, si quieres tener éxito, trata de no seguir esas sugerencias que hoy tengo para ti. Cómo tener un fracaso exitoso, la guía definitiva.

 

 

1.- Excusas

 

Utiliza la mayor y más convincente excusa que se te pase por la cabeza para no realizar tus actividades productivas, por ejemplo “No envié el documento porque se me fue el internet”, “Disculpa la impuntualidad, lo que pasa es que un gato se metió debajo del carro y no podía sacarlo”. 

 

– Si quieres tener éxito grábate el chip de “las excusas son para mediocres” todo es posible hacerlo a menos que esté fuera de tu alcance, así, cada vez que haya la oportunidad de decir una excusa, piensa que estás siendo uno más del montón.

 

 

2.- Postergar

 

Repite esto todos los días “Desde Mañana empiezo”, esta es una de las mejores acciones para poder tener un fracaso exitoso, proponte el mañana empiezo, mañana lo hago y repite el dicho al día siguiente, esto te dará perseverancia para lograr tu cometido del fracaso.

 

– Si quieres llegar al éxito, jamás postergues algo que puedas empezar hoy, así sea una pequeña parte o el primer proceso de lo que realizas. Al día siguiente te encontrarás con este primer paso y será más motivador desarrollarlo.

 

– Nada de lo que tu tengas que hacer lo hará alguien por ti, así que es mejor empezar lo antes posible.

 

 

3.- Inconclusos

 

Jamás termines nada de lo que empieces, eso hará que nuestro fracaso sea un fracaso, es mejor dejarlo a medias y esperar a que se haga sólo por la “obra y gracia del Espíritu Santo”.

 

– La mayoría de las personas dejamos inconcluso lo que empezamos, esto se debe a que tenemos poca paciencia, nos distraemos de otras actividades o simplemente no hemos trabajado en mejorar la actitud de la perseverancia.

 

-Plantea todos los días terminar un proceso que conlleve a un proyecto.

 

 

4.- Distracciones

 

Antes de empezar las actividades que te pueden llevar al éxito, prende la televisión, pon música a todo volumen, deja abierto las redes sociales y jamás pongas en silencio tu celular.

 

-Para trabajar de la mejor manera tu ambiente debe ser tranquilo, sin distracción y con imágenes inspiradoras, por ejemplo, si debes hacer una torta, antes de empezar quita objetos distractores y reemplázalos con objetos que te permitan observar el resultado final, este puede ser una foto de la torta finalizada.

 

 

5.- Comodidad

 

No salgas de tu lugar de confort, no busques clientes, no idees actividades que no puedas cumplir, ni siquiera intentes mejorar las cosas, sigue una rutina de bajo rendimiento para poder fracasar.

 

-Lo mismo de siempre no ayuda a mejorar, todos los días implementa algo, adquiere nuevas responsabilidades, mira lo que hacen tus competidores mayores y adáptalas a ti y tu proceso, eso es evolucionar.

 

 

6.- No cambies

 

Sigue en lo mismo de siempre y tu rutina fracasada, serás el mejor, no creas que las ideas diferentes serán lo mejor y tampoco que la innovación es el camino, si fallas en proyectos vuelve a hacerlos con los mismos errores y vuelve a caerte.

 

– El éxito tiene varios caminos, pero sólo un enfoque, utiliza los caminos más viables para mejorar, piensa diferente, innova y reinventa a diario, sólo así mejorarás de a poco y darás un paso a la vez, los cambios ayudan a dar un nuevo aliento y motivación pero sin desenfocarte del fin o tu cometido.

 

 

 

Todas las actividades anteriormente mencionadas son los errores que cometemos a diario, en baja o alta magnitud, a veces sin darnos cuenta. Analízate con sinceridad y pregúntate si cometes estos fallos a diarios y ejerce lo contrario al paso 6.

0